Educar Hoy

Buscador general

¿Puede la fe aportar algo a la educación sexual?


Algunos padres se preguntan si deben o no incluir aspectos que tienen que ver con la religión o la fe al realizar la educación afectivo-sexual y si son mejores educadores en este tema los padres que practican una religión.

La sexualidad es una realidad profundamente humana. Por tanto, la primera condición para educar bien los afectos y la sexualidad es acercarse con respeto y admiración a esa realidad, reconocerla y descubrir su significado con la mayor plenitud posible. Sólo así se realiza una educación enriquecedora. De ahí que, con independencia de las creencias que tengan, los padres que capten esta realidad pueden educar bien a sus hijos.

Por otra parte habría que analizar qué es lo que aporta cada religión a la comprensión de la sexualidad. En el caso de la revelación cristiana -es decir: un Dios que se revela como Amor-, no parece difícil de entender que la transmisión coherente de la fe en ese Dios y su integración en la educación afectivo-sexual es un valor añadido que conecta el amor humano con la fuente de todo amor, asumiendo las dimensiones biológica, psicológica, espiritual y social de la persona. En el caso de contar con esta fe, entonces, es mucho mejor incluirla explícitamente en las conversaciones y gestos de educación sobre afectividad y sexualidad.

 

 

03